CULTURA DE PAZ

Entendemos la paz como un proceso creativo y colectivo que empieza en la cotidianidad y la construcción de una cultura de paz como un esfuerzo que le corresponde a la ciudadanía. Para lograrlo trabajamos en la transformación de creencias, actitudes y comportamientos que dan lugar a expresiones de violencia.

CONSTRUCCIÓN DE MASCULINIDADES Y FEMINIDADES NO VIOLENTAS

RESOLUCIÓN PACÍFICA DE CONFLICTOS

DERECHOS HUMANOS

INICIATIVA NACIONAL DE CULTURA DE PAZ

Es necesario advertir que dos de cada tres homicidios en Colombia son causados por razones externas al conflicto armado, como lo indica el Informe ¡Basta Ya! Colombia: memorias de guerra y dignidad presentado por el Grupo de Memoria Histórica del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) en el 2013.

Según los datos del Instituto de Medicina Legal, desde 2008, la principal circunstancia de estos homicidios ha sido la violencia interpersonal (GCRNV, 2008-2013) y desde el 2012, la violencia intrafamiliar ha sido la principal circunstancia de los homicidios de mujeres (GCRNV, 2012- 2013).

Violencia intrafamiliar

1%

Violencia económica

3%

Violencia sociopolítica

6%

Violencia interpersonal

66%

Razón desconocida

24%

INICIATIVA NACIONAL DE CULTURA DE PAZ

¿EN QUÉ CREEMOS?

LA VIDA ES SAGRADA: Es necesario desterrar la posibilidad de quitarle la vida a otro al reino de lo imposible, de lo impensable. 

IGUALDAD Y DISFRUTE DE LA DIVERSIDAD: Entendemos la igualdad así como la expresaron los indígenas Wayúu cuando tradujeron el artículo 12 de nuestra Constitución: “Nadie podrá llevar por encima de su corazón a nadie, ni hacerle mal en su persona, aunque piense y diga diferente”. Es indispensable que nos respetemos como iguales desde nuestras diferencias y también que aprendamos a gozarnos, a “aprovechar de manera fértil”, la diversidad.

CREATIVIDAD: Construir paz es, inicialmente, un ejercicio de la imaginación. O, mejor, es una oportunidad creativa que requiere de nuestra capacidad para imaginarnos cómo queremos vivir en paz. Como dijo Víktor Shklovski, el arte puede devolvernos el miedo a la guerra y existe “para que uno pueda recuperar la sensación de la vida” (1917).

¿CUÁLES SON NUESTROS COMPROMISOS?

1. PRIMERO LA CASA: Aceptamos que la violencia no es un problema de los demás sino de cada uno de nosotros y que lograr la paz en nuestro hogar es un paso central para construir paz en conjunto.

2. RESPETO POR LA DIFERENCIA: Respetamos las diferencias de opinión que enfrentamos en la vida diaria y la diversidad de las costumbres de nuestro país, y reconocemos que las diferencias enriquecen nuestras vidas y los proyectos que podamos armar en conjunto.

3. CONSIDERACIÓN DEL CONTEXTO LOCAL: Cada municipio o comunidad enfrenta problemas distintos y responde a constructos culturales propios. Para que un proyecto sea efectivo y duradero debe ser coherente con las maneras locales de entender y habitar el mundo.

4. RECONOCIMIENTO Y EDUCACIÓN DE LAS EMOCIONES: Reconocemos nuestras emociones y las de los demás: entendemos que en nuestra vida diaria cargamos con un bagaje emocional inmenso, en ocasiones agotador y que tiene el potencial tanto de atenuar como de motivar el uso de la violencia.