Columna: «La paz no es solo el silenciamiento de los fusiles»

By 13 agosto, 2014Columnas

Eduardo Gómez, investigador de Corpovisionarios, argumenta el porqué alcanzar la paz requiere un proceso pedagógico concreto, multicultural y complejo que permita que los colombianos por fin pensemos y opinemos bien de nuestro compatriotas.

Asegura el reelecto presidente Juan Manuel Santos que la consecución de la paz para los colombianos es uno de los más importantes objetivos de este segundo mandato. Coinciden con él importantes medios de comunicación y analistas políticos, los que han venido afirmando que el mandato que recibió Santos por parte de los colombianos es la consolidación de la paz.

Sin embargo, mirando un poco más en profundidad, nos encontramos con un grave error de interpretación que puede costarnos muy caro: nuestra idea de paz está fuertemente asociada a la idea de la terminación de la guerra interna que hemos venido padeciendo desde hace mucho tiempo: Pareciera que si logramos silenciar los fusiles, desmantelar las minas y desarticular las Bacrim, el país retornaría a la normalidad y a la paz.

Frente a esta visión hay varias cosas que decir. La primera, por supuesto, es que ese regreso a la “normalidad”, a la paz, es una visión romántica y alejada de la realidad. En Colombia nunca hemos tenido una paz social asegurada. Basta con mirar las decenas de guerras civiles del siglo XIX, los constantes enfrentamientos y conflictos que se resolvían por las malas durante la república conservadora, los miles de muertos de la violencia liberal-conservadora o los cientos de miles que van desde la muerte de Jorge Eliecer Gaitán, para darnos cuenta que nunca hemos tenido esa paz a la que “deseamos” retornar.

Pero ese no es el principal problema del argumento de la paz. Es la falacia discursiva que separa las víctimas del conflicto de las víctimas del problema de seguridad.

Leer más en Reconciliación Colombia.

admin

Author admin

More posts by admin