Monthly Archives

febrero 2017

Caquetá construye nuevos territorios de paz

By | Noticias

En el marco del Programa Nuevos Territorios de Paz, financiado por la Unión Europea y el Gobierno Colombiano; Prosperidad Social y Corpovisionarios (Corporación Visionarios por Colombia) realizarán un ejercicio que busca lograr la consolidación de un modelo de Cultura Ciudadana como mecanismo de sostenibilidad de las iniciativas de construcción de paz territorial.

El ejercicio de Visión Compartida “Caquetá: Tejiendo Acciones de Paz” se realizará el día 28 de Febrero de 2017, en el Hotel Caquetá Real (Calle 18 No 9-49) a partir de las 8:00 a.m.

Además, contará con la participación de Antanas Mockus Šivickas, Presidente de Corpovisionarios, quien facilitará parte del ejercicio. Partiendo de la generación de empatía entre los participantes se generarán procesos de acción colectiva para la construcción del futuro soñado de la región como territorio de paz.

El Programa Nuevos Territorios de Paz busca apoyar iniciativas locales y regionales que ayuden a promover el desarrollo socio-económico y la convivencia pacífica ciudadana en regiones afectadas por conflictos armados y que supongan una mejora en la gestión de las instituciones públicas y privadas que deben garantizar el ejercicio formal y legal de una sociedad democrática. Con estas acciones conjuntas, Prosperidad Social y Corpovisionarios generan escenarios de interacción articulada que conllevan a la construcción de proyectos colectivos de paz y desarrollo.

«El lenguaje de la guerra debe transformarse en valores de paz”: Antanas Mockus

By | Noticias

Con estas palabras, el profesor experto en cultura ciudadana invitó a rectores y directivos docentes de los colegios oficiales de Bogotá a promover una reflexión sobre la convivencia y la construcción de paz desde la escuela.

Los conflictos escolares son oportunidades pedagógicas para mejorar la convivencia. Así lo expresó el profesor Antanas Mockus Šivickas, durante la conferencia ‘Cultura Ciudadana, pedagogía, arte y construcción de paz’, un escenario de diálogo para reflexionar, junto a rectores, coordinadores y orientadores de los colegios oficiales, sobre el rol de la escuela en la construcción de una Bogotá en paz.

Esta conferencia, que se realizó en alianza con Corpovisionarios, es una de las acciones de la Secretaría de Educación del Distrito en su propósito de resignificar la Cátedra de la Paz con un enfoque de Cultura Ciudadana, para consolidarla como una herramienta que permita afianzar valores compartidos y construir ciudadanía desde el respeto, la tolerancia y la solución pacífica de los conflictos en los colegios del Distrito.

El exalcalde de Bogotá y experto en cultura ciudadana habló acerca de la importancia de transformar el lenguaje y los valores propios de la guerra para darle paso a la construcción de paz. Además, señaló que la convivencia requiere armonizar los saberes y los discursos y que es necesario transformar este conocimiento para poder transmitirlo a los estudiantes.

«En la nueva pedagogía un problema de matemáticas también puede abordar un problema de convivencia”, dijo el profesor Mockus, quien además explicó que uno de los retos en materia de convivencia es “armonizar tres sistemas reguladores. Obedecer la ley, vivir en consecuencia y hacer mutua regulación”.

 


 

Tras exponer sus ideas y responder a las inquietudes de los representantes de las comunidades educativas, Antans Mockus, Presidente de Corpovisionarios, en entrevista con la Secretaría de Educación del Distrito conversó sobre su opinión frente a las apuestas del gobierno ‘Bogotá Mejor para Todos’.

Secretaría de Educación: ¿Cuál es el rol de la escuela en este proceso de construir una Bogotá en paz?

Antanas Mockus: La escuela nos forma para argumentar y para entender, aunque sea parcialmente, cómo vive el otro y qué siente. En la escuela se aprende a respetar al otro y a tolerar.

Si queremos tener paz en el país, necesitamos acompañar el proceso que se adelantó y preocuparnos porque se cumplan los acuerdos, pero también debemos reconocer que en parte no estamos preparados para vivir en paz y que hay que prepararse. Es mucho lo que falta por hacer y construir una mejor convivencia es una tarea de todos: de la escuela, pero también del Gobierno, la Alcaldía y los ciudadanos.

¿Se requiere un cambio cultural para que la paz sea una realidad en las familias, los colegios y los barrios?

Sí. Tenemos que aprender a reconocernos como personas iguales y saber que si uno siente dolor, también los demás sienten dolor ante ciertas circunstancias. Comprender al otro es la clave.

Es un cambio cultural porque la cultura, entre otras, consiste en justificaciones. La mayoría de gente que comete ilegalidades o violencia lo hace movida fundamentalmente por amor a su familia. Hay que generar lo que llamamos ‘familias ciudadanas’, lo que significa que desde la propia familia le explicamos a los niños que debemos preocuparnos por el bienestar de las demás personas.

El excesivo amor a la familia puede producir desastres… Hay papás que se preocupan por inculcarle a su hijo el sentido de justicia, y otros que salen a defenderlo independientemente de lo que haya hecho. Es una posición bonita, pero también contraproducente, pues los padres deben apoyarlo y también hacerle ver cuando se excedió en el ejercicio de sus derechos, abusó o fue insensible al dolor de otro.

¿Cómo explicar a los estudiantes que, como usted afirma, la vida es sagrada y ese es el principio que debe orientar la convivencia?

Hay que decirles que cada ser humano es irrepetible. La sociedad es responsable de proteger la vida y para eso necesitamos un cambio cultural y que la ley funcione de manera muy estricta, pero también tenemos que reconocer que lo que más impide que la gente mate es su conciencia y la presión social. La voz de la conciencia, el ‘qué dirán’ y la ley, juntos, pueden atajar el homicidio.

¿Cómo pueden aportar los ciudadanos a la apuesta de convertir a Bogotá en una Ciudad Educadora, donde hay corresponsabilidad y todos los actores se involucran alrededor de la educación?

La tendencia mundial va en esta dirección, en la que las ciudades se giran a construir un sistema educativo muy completo. Una persona con el liderazgo del Alcalde Peñalosa puede ayudar a transmitir a la ciudadanía la idea de combinar el optimismo, “todos tenemos que enseñar”, con la modestia, “todos tenemos mucho por aprender”, para lograr esa ciudad educadora.

 

Fuente: Educación Bogotá, disponible en www.educacionbogota.edu.co/es/sitios-de-interes/nuestros-sitios/agencia-de-medios/el-lenguaje-de-la-guerra-debe-transformarse-en-valores-de-paz-antanas-mockus

¡Farra en la buena! Para vivir la fiesta y la noche bogotana, sin violencia

By | Noticias

  • El La Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia, y Corpovisionarios lanzan estrategia para reducir número de riñas en las noches de rumba en Bogotá.

  • El NUSE 123 recibió en 2016 más de 505.000 llamadas asociadas a riñas.
  • En Bogotá aproximadamente el 94% de las lesiones personales y el 86% de los homicidios inician como riñas.
  • La estrategia beneficiará en su primera fase a las localidades de Kennedy, Bosa, Tunjuelito y Chapinero.
  • Términos como “Farra en la Buena”, “Manual para que su novio no se dé en la jeta” y “Cuidaparches” ahora formarán parte del léxico de los rumberos.

 

Bogotá, 23 de febrero de 2.017. Porque los bogotanos merecemos noches más felices, con más farra y menos furrusca, con más bailadores y menos peleadores, con más tolerancia y menos, muchas menos riñas; Corpovisionarios y la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia de la Alcaldía Mayor de Bogotá pusieron en marcha la estrategia de Cultura Ciudadana ¡Farra en la Buena!; con el respaldo de Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte.

Según Henry Murrain, Director Ejecutivo de Corpovisionarios, la estrategia busca promover formas de sociabilidad en las que las personas no justifiquen ni crean que en la rumba hay que ser violento.

Para el Secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia, Daniel Mejía, el tema de riñas se debe tratar con campañas de prevención, invitando a la ciudadanía a ser más tolerantes, a solucionar sus problemas de una manera pacífica. “Las riñas son un escenario en el que uno puede contener lo que sigue, evitando así algunos delitos asociados como lesiones personales o incluso homicidios”.

 

Realidad de las riñas en Bogotá

Las riñas en Bogotá son un problema más profundo de lo que podría parecer a primera vista. Son un problema de convivencia, que se presenta en todas las localidades de la ciudad y que puede deberse a:

  • Alto nivel de intolerancia
  • Dificultad que tienen las personas para resolver pacíficamente los conflictos de la vida diaria.

Según cifras del Sistema de Información Estadístico, Delincuencial, Contravencional y Operativa (SIEDCO) y del Número Único de Seguridad y Emergencias (NUSE) 123; en Bogotá aproximadamente el 94% de las lesiones personales y el 86% de los homicidios inician como riñas.

La mayoría de riñas que ocurren en Bogotá se presentan durante las noches de los fines de semana, cuando usualmente las personas salen a la calle para ir de fiesta o simplemente tomarse unos tragos fuera de casa.

Exactamente, el 37% de las riñas en la noche bogotana ocurren en las noches y madrugadas de los fines de semana (Fuente: NUSE y SIEDCO 2016), y según la Encuesta de Cultura Ciudadana Bogotá 2016 de Corpovisionarios, el 32% de los bogotanos presenció peleas o riñas entre borrachos en su barrio y un 20% presenció peleas o riñas en zonas de tiendas, licoreras, bares o discotecas en una semana.

 

La Estrategia

En este contexto nace ¡Farra en la Buena!, que se realizará en 5 UPZ (Unidades de Planeamiento Zonal): Bosa Central, Américas en Kennedy, Venecia en Tunjuelito, Gran Chapinero y Chicó-Lago en Chapinero. Estas UPZ presentan una alta concentración de lugares de rumba, que frecuentan hombres y mujeres jóvenes entre 18 a 35 años (excepto en la UPZ Venecia, donde esta población tiende a estar entre los 30 a 45 años).

Esta estrategia piloto se compone de varias acciones puntuales:

  • El ‘Cuidaparches’:Es un juego dirigido a los ciudadanos, a través del cual se enseñan cómo se puede prevenir que nuestros amigos se metan en pelea. Al final del juego, cada persona escogerá a cuál de sus amigos le va a dar permiso para que sea su Cuidaparches, es decir, el encargado de calmarlo en caso de ira.
  • Manual para que su amigo y/o novio no se dé en la jeta”: Se entregará a los bogotanos que se encuentren de fiesta en estas cinco zonas y que hayan vivido el juego ‘Cuidaparches’, un manual con recomendaciones como:
  • Chao Pescao: Aleje a su migo del lugar de la pelea.
  • Vamo’ a calmarno’: Invite a su amigo a respirar profundo.
  • Endulce su vida: Dele un dulce o colombina a su amigo peleador.
  • Dígalo Cantando: Anime a los que están alrededor de la pelea para que juntos griten “¡abrazo, abrazo!”
  • Concurso: ¿Seguimos? ¡Sí! ¿Paramos? ¡No!: El concurso consiste en una sana competencia entre las 5 zonas (UPZ) por demostrar cuál de ellas logra la mayor reducción de riñas en su zona, en relación con las riñas registradas durante el mismo periodo el año anterior. A la UPZ ganadora se le extenderá el horario de rumba, como premio al buen comportamiento de los ciudadanos y comerciantes.
  • Talleres de Transformación de Saberes: Se trata de espacios grupales de construcción colectiva de conocimiento, donde se profundizará en diferentes aspectos que influyen en la problemática de riñas, que suelen ser ignorados o desconocidos, articulados con las características específicas y necesidades de cada UPZ. Esto, con el fin de empoderar a los comerciantes de sitios de rumba para sostener en el tiempo la cultura de no violencia en la rumba.

 

Aunque el 57% de las personas involucradas en las lesiones personales son hombres (Fuente: SIEDCO 2016), es hora de dejar de creer que todos deben ser unos “machos machotes”. La mayoría de los bogotanos y bogotanas no quieren salir de rumba con personas que dicen “no me voy a dejar ver la cara” o “usted no sabe quién soy yo” y mucho menos, quieren salir de rumba con un hombre que justifica irse a los puños por cualquier razón. La Encuesta de Cultura Ciudadana Bogotá 2016 de Corpovisionarios muestra que en la capital el 87% de las personas no cree que un hombre que llora es débil, el 79% de los hombres no reaccionaría de forma violenta si alguien ofende a un amigo y el 72% de las mujeres no cree que su pareja deba ponerse agresiva si alguien la ofende.

¡Farra en la buena! es un paso que quiere dar la Alcaldía Mayor de Bogotá de la mano de los ciudadanos que disfrutan la rumba y de los comerciantes, para trabajar juntos y conseguir que las fiestas no terminen a los puños en el andén. Porque las peleas no pueden ser parte del paisaje natural de Bogotá y no pueden seguir pensándose como algo “normal”. Porque la rumba en Bogotá necesita más bailadores y menos vengadores.

Más información sobre #FarraEnLaBuena en www.scj.gov.co/landing/farra-en-la-buena/

 

[av_gallery ids=’2691,2692,2693,2694,2695,2696,2697,2698,2699,2700,2701,2702,2703,2704,2705,2706,2707,2708′ style=’thumbnails’ preview_size=’portfolio’ crop_big_preview_thumbnail=’avia-gallery-big-crop-thumb’ thumb_size=’portfolio’ columns=’5′ imagelink=’lightbox’ lazyload=’avia_lazyload’]

Guaviare construye nuevos territorios de paz

By | Noticias

En el marco del Programa Nuevos Territorios de Paz, financiado por la Unión Europea y el Gobierno Colombiano; Prosperidad Social y Corpovisionarios (Corporación Visionarios por Colombia) realizarán un ejercicio que busca lograr la consolidación de un modelo de Cultura Ciudadana como mecanismo de sostenibilidad de las iniciativas de construcción de paz territorial.

El ejercicio de Visión Compartida “Guaviare: Tejiendo Acciones de Paz” se realizará el día 21 de Febrero de 2017, en el Hotel Aeropuerto (Calle 10 Nº 23 – 44, barrio El Dorado) a partir de las 8:00 a.m.

Además, contará con la participación de Antanas Mockus Šivickas, Presidente de Corpovisionarios, quien facilitará parte del ejercicio. Partiendo de la generación de empatía entre los participantes se generarán procesos de acción colectiva para la construcción del futuro soñado de la región como territorio de paz.

El Programa Nuevos Territorios de Paz busca apoyar iniciativas locales y regionales que ayuden a promover el desarrollo socio-económico y la convivencia pacífica ciudadana en regiones afectadas por conflictos armados y que supongan una mejora en la gestión de las instituciones públicas y privadas que deben garantizar el ejercicio formal y legal de una sociedad democrática. Con estas acciones conjuntas, Prosperidad Social y Corpovisionarios generan escenarios de interacción articulada que conllevan a la construcción de proyectos colectivos de paz y desarrollo.