¿Una navidad con menos riñas? En Bogotá es posible

By 19 diciembre, 2018Noticias

Según la Encuesta de Cultura Ciudadana Bogotá 2018, hay disminución en todas las justificaciones para usar la violencia, en especial cuando es en defensa propia.

Aun cuando la reflexión vale para todas las épocas y circunstancias, el inicio de estas festividades decembrinas resulta propicio para preguntarnos sobre la importancia de lograr una paz cotidiana en nuestro país. Un buen punto de partida: todos los indicadores de seguridad registrados entre las últimas horas del 24 de diciembre y la madrugada del 25 de 2017 cerraron mejor que en 2016; y en Corpovisionarios creemos que este año la tendencia a la baja puede continuar.

La pasada Nochebuena fue una de las más tranquilas en Colombia en más de dos décadas. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, 30 personas perdieron la vida de manera violenta en todo el país, lo que significó una reducción del 67% frente a 2016, cuando los muertos fueron 90, casi todos involucrados en riñas y otros casos de intolerancia.

En el caso particular de la capital del país, y según reportes de la Policía Metropolitana de Bogotá, el número de llamadas por riñas en 2017 no registró variación con la celebración navideña de 2016, mientras que en el caso de los homicidios hubo una ligera reducción. En la Nochebuena del 2016, 19 personas perdieron la vida de forma violenta, principalmente por riñas, mientras que en 2017 fueron 13. De estas, el 85% se relacionó directamente con la intolerancia.

Desde Corpovisionarios creemos que en 2018 el balance puede seguir mejorando, pues los habitantes de la capital reportan cada vez menos situaciones conflictivas y los niveles de intolerancia han disminuido. Entre los principales hallazgos de la Encuesta de Cultura Ciudadana Bogotá 2018 se destaca la reducción en la ocurrencia de situaciones conflictivas, donde hubo una disminución del 6% de las denuncias por ruido excesivo reportadas por vecinos. También cifras como el grado de acuerdo hacia la violencia física ejercida por hombres contra la mujer y violencia física de los padres para “que los hijos aprendan a obedecer”, descendieron pasando de 12% a 7% y de  39% a 32% respectivamente.

En la medición se observa también disminución en todas las justificaciones para usar la violencia, en especial cuando es en defensa propia o cuando es para defender propiedades o bienes. En el primer caso, el porcentaje de justificaciones pasó de 56% en 2016 a 32% en 2018. En el segundo caso, el cambio fue de 30% a 15%. El porcentaje de justificación para usar la violencia cuando se hace para responder una ofensa al honor disminuyó en un 6%.

Tal reducción es un activo de los bogotanos, una muestra de que somos mejores de lo que pensamos. Y esta sensación puede aumentar si en esta navidad logramos que el número de incidentes antes de la medianoche descienda en comparación con las cifras registradas el año pasado. Mientras llega la esperada fecha, nos preparamos para las festividades con una motivación positiva: las cifras de la Encuesta de Cultura Ciudadana Bogotá 2018 demuestran que quienes vivimos en Bogotá tenemos la capacidad de transformar comportamientos para mejorar la convivencia con nuestros seres queridos, vecinos y conciudadanos.