Monthly Archives

mayo 2020

Convocatoria: Investigador(a) junior (Finalizada)

By | Trabaja con nosotros

ESTA CONVOCATORIA FINALIZÓ EL 02 DE JUNIO DE 2020

Perfil

Estamos buscando una persona profesional en ciencias sociales o humanas, pedagogía o carreras afines, residente en Bogotá, con 1 año de experiencia y/o conocimiento en:

  • Procesos de formación comunitaria
  • Resolución de conflictos

Se valorará positivamente: 

  • Experiencia o conocimiento en procesos de cambio cultural 
  • Habilidades creativas
  • Empatía, trabajo en equipo, manejo de medios audiovisuales, curiosidad, experimentación.

Rol y responsabilidades

  1. Acompañar el proceso de creación y redacción de material pedagógico.
  2. Redacción de informes, bitácoras y reportes. 
  3. Acompañamiento y seguimiento de equipos de trabajo en diferentes municipios del país.
  4. Disponibilidad para viajar.

Sobre el cargo

Contrato por seis meses, desde junio hasta noviembre del año 2020.

Es necesario que el aspirante cuente con afiliaciones a salud y pensión como independiente y RUT actualizados. 

Convocatoria abierta del viernes 29 de mayo al martes 02 de junio.

Nota: Las hojas de vida que no cumplan con el perfil no se tendrán en cuenta.

El impacto del nuevo Coronavirus en las relaciones sociales

By | Noticias
La COVID-19 ha traído consigo grandes cambios y con ellos grandes desafíos no solo para los gobiernos alrededor del globo, sino para la sociedad en conjunto. Entrevista con Caracol Noticias.

Viviana Barberena, directora ejecutiva de Corpovisionarios, habló en Noticias Caracol sobre los impactos sociales y culturales que está enfrentando la humanidad frente a la emergencia sanitaria causada por el nuevo Coronavirus. A continuación, presentamos una transcripción de los mensajes clave de la entrevista:

¿Qué implicación tiene para un país, y sobre todo para un colombiano, que se una norma que restringe la vida social?

La sociedad en términos globales ha tenido que cambiar sus dinámicas, y lo que este proceso ha demostrado es que el ser humano tiene una gran capacidad de adaptarse a los cambios. Un acontecimiento tan inimaginable como la propagación de un virus y el mandato de cuarentena a nivel mundial ha llevado a las sociedades a autorregularse para el cumplimiento de las cuarentenas.

Estar ante un fenómeno desconocido con una capacidad tan avasalladora de cara al ser humano que creía tener el control de todo a su alrededor, hace que la gente cambie su manera de relacionarse. Esta situación no será perpetua, sin embargo, traerá consigo cambios ineludibles en la sociedad, por lo menos temporalmente.

La amenaza ha ido generando formas distintas de relacionarse y seguramente los colombianos encontraremos una manera de seguir demostrándonos los afectos haciendo uso de la virtualidad. Incluso ahora las personas se relacionan mucho más con gente de su círculo social con la que había perdido contacto aprovechando las nuevas tecnologías de la comunicación. Es un gran desafío.

¿Cómo ha cambiado la manera de relacionarse y la calidad de las relaciones humanas frente a la emergencia sanitaria?

El mundo entero ha cambiado su forma de relacionarse. Desde la Corporación se ha venido trabajando la idea de regulación y auto regulación como herramientas para la convivencia en ayuda mutua.

Ha sido automático, es decir la gente ha ido asumiendo esa conducta porque sabe que la solidaridad a la que estamos abocados ahora es una solidaridad tan determinante que si no la cumplimos no es solo que está mal portarnos así, sino que si no lo hacemos realmente vamos a perder todo. El ser humano ha ido evolucionando, para mí es muy sorprendente el cumplimiento de la norma.

De hecho, la gente que no ha cumplido la norma, como por ejemplo los informales, no creo que estén en la situación de no querer cumplirla, han mostrado que no tienen alternativa y están atemorizados. Yo diría que la gente en los barrios también está creando formas no solo de autorregulación sino de regulación de todos los vecinos; todo el mundo está en la tarea de ayudarse a cuidar.

¿Cómo ha impactado esta situación a las diferentes generaciones, y cómo abordarlo?

Los y las jóvenes tienen una ventaja y es que tienen hábitos mucho menos reafirmados que las personas mayores, entonces también tienen mucha más capacidad de adaptación. Cada generación viene con un chip de acuerdo a su contexto, y ellos están en la transición de una nueva manera de vivir en el mundo.

A los y las jóvenes les gusta mucho salir, pero también han ido creando una manera de relacionarse a través de las redes sociales, de hecho mucho del comportamiento que se vuelve ya casi un fenómeno psicológico y sociológico es la manera como los jóvenes necesitan las redes sociales.

A la población joven le cuesta más entender el grado de riesgo que estamos corriendo porque son menos vulnerables, lo que debe convertirse en un llamado a una nueva generación solidaria, solidaria con sus padres, con sus abuelos, solidaria con la sociedad para que también se hagan responsables de las posibles afectaciones que traerá todo esto al mundo en el que les va a tocar vivir por los próximos, 50, 60, o 70 años.

Es un cambio de comportamiento que es difícil para todos, pero en el que poco a poco todos iremos entrando.

 

“La vida es sagrada”: el mensaje a reproducir

| Noticias | No Comments

Las personas están siguiendo normas de cuidado ante la pandemia, sin embargo, algunas las descuidan ¿Qué está sucediendo en el imaginario de la gente para que se desatiendan estas medidas?…

Cultura ciudadana en las empresas tras la cuarentena

| Noticias | No Comments

Más allá de los temas laborales, o de asegurarse de los requerimientos técnicos, las empresas también tienen que velar por el cuidado del factor humano. Las compañías tienen la misión…

El impacto del nuevo Coronavirus en las relaciones sociales

| Noticias | No Comments

La COVID-19 ha traído consigo grandes cambios y con ellos grandes desafíos no solo para los gobiernos alrededor del globo, sino para la sociedad en conjunto. Entrevista con Caracol Noticias….

“Será un cambio cultural grande, somos muy expresivos”

| Noticias | No Comments

Los ciudadanos tendrán que adaptarse a una sociedad y un entorno muy distinto debido a la realidad derivada de la pandemia. Algunos cambios culturales serán profundos. La directora ejecutiva de…

“Será un cambio cultural grande, somos muy expresivos”

By | Noticias
Los ciudadanos tendrán que adaptarse a una sociedad y un entorno muy distinto debido a la realidad derivada de la pandemia. Algunos cambios culturales serán profundos.

La directora ejecutiva de CorpoVisionarios, Viviana Barberena, habló con Semana sobre las pautas que es necesario adoptar para una sana convivencia en medio de la actual emergencia. Barberena menciona que la mejor estrategia para que el ciudadano entienda la necesidad de algunas restricciones y cambios en el estilo de vida es a través de la pedagogía y convencimiento, y no solo con medidas impositivas.

Este centro de pensamiento fue creado en 2000 para implementar acciones que permitan lograr un cambio voluntario de comportamientos individuales y colectivos en la sociedad.

¿Qué tipo de hábitos deben cambiar los ciudadanos en ambientes como bancos, supermercados, bares, servicio público de transporte, aviones y restaurantes? 

Es muy probable que muchas de las medidas que se tomen en otros países terminen también adoptándose de manera universal. Ya se han dado algunas pautas y dependerá en gran medida de la regulación que se expida, por ejemplo, cuántas personas pueden estar al mismo tiempo en un bar o un restaurante.

Sin embargo, todavía es temprano para hablar sobre los cambios a futuro. Por el momento, es claro que se deben seguir las instrucciones dadas por los expertos epidemiólogos, dado que realmente se trata de una pandemia global en la que todavía se desconoce mucho de lo que sigue y tiene un alto nivel de incertidumbre; aun así, podemos aprender de lo que ya han transitado otros países que fueron afectados primero.

Tampoco es claro cómo cambiará la legislación aeronáutica para hacer frente a los riesgos de contagio. Por ahora, es asunto de cumplir responsablemente lo que se establece para el autocuidado y el mutuo cuidado, indicaciones que a nivel global han tenido pautas muy claras como cumplir con distanciamiento social, mantener unos metros de distancia cuando se debe salir a abastecerse de alimentos o lavarse las manos seguido.

¿Todo es cuestión de más regulación?

Desde el enfoque de cultura ciudadana vemos algo clave y es que los hábitos y comportamientos de los ciudadanos en estos espacios públicos necesitarán cada vez más de autorregulación, pero también de que la misma ciudadanía sea quien ayude a regular a los otros, independiente de la regulación y la sanción formal.

A esto le llamamos mutua regulación y parte de la base de que todos debemos cumplir los acuerdos a los que llegamos como sociedad, pero, además, promover y velar porque los otros también los cumplan.

El reconocimiento positivo de quienes cumplen con los acuerdos establecidos, como lavarse las manos o cuidar al otro, generará que las personas entiendan que está socialmente aprobado y motivará positivamente su comportamiento.

De otra manera, la desaprobación a aquellas acciones que van en contra de los acuerdos sociales, como en estos casos no respetar el espacio del otro en una fila o toser sin cuidado en estos espacios públicos, deberá ser otra de las motivaciones para que las personas no actúen de tal forma que obtengan sanción social, además de las sanciones legales.

Esto requerirá que a las personas se les muestre cómo deben actuar, de una manera que no sea impositiva sino más bien cercana e instructiva

¿Cómo lograr que los ciudadanos entiendan los conceptos de distanciamiento social en este tipo de espacios? 

Es un modelo de responsabilidad, afecto y cuidado mutuo que rompe las fronteras de lo que tenemos incorporado en nuestra cultura. Tendremos que acostumbrarnos a estas nuevas reglas que nos impone la protección.

Será un cambio cultural muy fuerte, especialmente en ambientes como los nuestros culturalmente tan expresivos a través del contacto físico. 

Es algo que todavía no hemos dimensionado pero que se impondrá seguramente forzado por las consecuencias del Covid 19.  Esto dependerá también de la velocidad con que aparezca la vacuna y la agresividad y la capacidad de contagio que se mantenga a futuro.

Las nuevas normas que tendremos que acatar en cuanto a relacionamiento en el espacio público, sean formales o informales, deben contar con una estrategia pedagógica que integre tanto a los diferentes gobiernos locales o nacionales, como a las entidades y la ciudadanía.

Esto requerirá que a las personas se les muestre cómo deben actuar, de una manera que no sea impositiva sino más bien cercana e instructiva y además, que se visibilicen los roles positivos de aquellas personas que se están cuidando y cuidando al otro, que en todo caso, son la mayoría.

Las ciencias humanas y del comportamiento han demostrado que la información y la comunicación sobre normas sociales tienen un mayor saldo pedagógico cuando no se refuerza el mensaje de que el comportamiento de las personas debe cambiar por obligación, ni tampoco se centran los mensajes en replicar la imagen de aquellos que lo están haciendo mal.

Estas estrategias van a necesitar un enfoque de cultura ciudadana y de comunicación intensificada importantísimo, pues hoy se trata de generar solidaridad como sociedad para salvar vidas.

El comportamiento en los espacios públicos no debe depender sólo de la regulación sino de la cultura ciudadana, dice la experta.  

¿Qué estrategias deben implementar los gobiernos para que todo esto salga bien y no se disparen los contagios? 

Para nuestros países es apremiante resolver el problema social inmediato para que se logre que toda la población esté en la capacidad de acatar como es debido las medidas de aislamiento.

Y en el mediano y largo plazo ese es un gran desafío. Es necesario un trabajo permanente de cultura ciudadana, de enseñar a autocuidarnos pero también de proteger a los demás. Hay que atender la voz de los expertos, acatar la regulación establecida y hacer que todos la acatemos.

Así como el virus es global, el cuidado que se impone también lo es. Si la cadena se rompe, nos afectamos todos. Hay que cambiar la ecuación de tal manera que sea un gana-gana y no un pierde-pierde.

Otro aspecto fundamental es desarrollar de manera más intensa el concepto de cooperación y articulación. Es particularmente importante tratándose del Gobierno Nacional y los gobiernos territoriales para que todos entendamos que estamos en esto del mismo lado.

Los mensajes deben ser claros, precisos y que transmitan la sensación de que desde lo local hasta lo nacional cuidan a la sociedad en su conjunto. En medio de las dificultades, esto es un gran aprendizaje del desarrollo de la confianza y el rescate del bien común.

Extraído de Semana.com
Fotos: Semana

“La vida es sagrada”: el mensaje a reproducir

| Noticias | No Comments

Las personas están siguiendo normas de cuidado ante la pandemia, sin embargo, algunas las descuidan ¿Qué está sucediendo en el imaginario de la gente para que se desatiendan estas medidas?…

Cultura ciudadana en las empresas tras la cuarentena

| Noticias | No Comments

Más allá de los temas laborales, o de asegurarse de los requerimientos técnicos, las empresas también tienen que velar por el cuidado del factor humano. Las compañías tienen la misión…

El impacto del nuevo Coronavirus en las relaciones sociales

| Noticias | No Comments

La COVID-19 ha traído consigo grandes cambios y con ellos grandes desafíos no solo para los gobiernos alrededor del globo, sino para la sociedad en conjunto. Entrevista con Caracol Noticias….

“Será un cambio cultural grande, somos muy expresivos”

| Noticias | No Comments

Los ciudadanos tendrán que adaptarse a una sociedad y un entorno muy distinto debido a la realidad derivada de la pandemia. Algunos cambios culturales serán profundos. La directora ejecutiva de…

Política de género, indispensable para atender pandemia

By | Noticias

En medio de la coyuntura, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) hizo una serie de recomendaciones en diversos aspectos de cara a la crisis. Claramente ítems como la salud y la economía hicieron parte del listado entregado por este organismo, pero también hubo lugar para un aspecto social que no puede dejarse a un lado durante la pandemia: el género.

Un primer elemento que destacó la Comisión, en voz de su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena, fue la medición desagregada de las estadísticas referentes al virus. Lo que aconseja la Cepal es que haya un recuento “por sexo que indique cómo está evolucionando la situación, incluyendo diferentes tasas de infección, impactos económicos diferenciales, carga de atención diferencial e incidencia de violencia doméstica y abuso sexual”.

Según explicó Viviana Barberena, directora ejecutiva de CorpoVisionarios, “estas prácticas de violencia se encuentran fundamentadas en dos aspectos centrales: Las creencias que asocian el amor al sufrimiento, la agresión y el control (romanticismo); y los roles de género definidos por la violencia, la dominación y el control (machismo)” y agregóque las líneas de atención a la mujer han aumentado el número de llamadas en más de 140 %.

Por otra parte, el enunciado de la Cepal también hace referencia a una desagregación de las cifras en términos de infección. Actualmente, el Ministerio de Salud entrega un reporte diario en el que se dan a conocer casos según grupo de edad, según territorio y según sexo, en el que se ve que actualmente el género masculino es el que presenta más casos confirmados de covid-19.

Más políticas

También se recomendó a los países de América Latina y El Caribe “asegurar el análisis de género y la experiencia en género como parte de los equipos de respuesta y grupos de trabajo a nivel nacional y regional”. Para estos menesteres, la Cepal fue enfática en que organizaciones como ONU Mujeres están dispuestas a atender estos esfuerzos.

Además, también se enfatiza en la importancia de “asegurar que los planes de protección social y los esquemas económicos de emergencia, incluso para la estabilización económica y la recuperación, tengan en cuenta a las mujeres que realizan atención no remunerada”.

Sobre esto, ONU Mujeres destaca que la economía del cuidado es un pilar de la respuesta al virus. Además, alerta que hay un desequilibrio en términos de género cuando a impagos de los trabajos de cuidado se refiere. De hecho, el organismo estima que antes del escenario de pandemia, las mujeres estaban haciendo tres veces más trabajos de cuidado y domésticos sin pago que los hombres.

¿Y el empleo?

Recientemente, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) presentó un informe de las brechas de género en términos de empleo. En este se demuestra que en Colombia, la tendencia denunciada por ONU Mujeres se mantiene: las mujeres dedican más horas de trabajo.

La carga total de trabajo de las mujeres es de 14 horas con 49 minutos diarios, mientras que la de los hombres es de 12 horas con 39 minutos. Una de las diferencias que acentúa la brecha radica en que el género femenino dedica 49 % de este tiempo a trabajo no remunerado, entre los que se incluyen labores domésticas y de cuidado; esta categoría solo abarca 27 % de las horas del género masculino.

Sobre este panorama, el Dane resalta más allá de la inequidad vista propiamente desde las horas, que con la cantidad de trabajo no remunerado visto por las mujeres se restringe la autonomía económica.

Si la discusión se lleva a un plano más general, un informe del Banco Mundial entregado a inicios de año dio a conocer que Colombia había perdido posiciones en un listado en el que se medía qué tan aptas eran las condiciones laborales desde la equidad de género. Para el caso de Colombia se reconoció que los puntos en los que más se debería prestar atención para mejorar es en los pagos y en la pensión (ver Gráfico).

Ahora bien, hablando directamente de posibilidad de ingreso al mercado laboral, proporcionalmente los hombres mantienen un porcentaje más alto frente al registro femenino, de acuerdo con los reportes del Dane (ver Paréntesis).

De acuerdo con estadísticas del Dane, durante 2019, 51,1 % de la población en edad de trabajar eran mujeres.

Sin embargo, cuando se revisaba la población económicamente activa, la balanza se inclinaba hacia el otro lado, puesto que 57,1 % de este grupo era conformado por hombres.

Entre la población inactiva, se vio que 59 % de las mujeres se dedica a oficios del hogar, mientras que 57 % de los hombres tienen como actividad principal el estudio.

 

Extraído de El Colombiano
Escrito por: Johan Chiquiza, periodista de El Colombiano
Foto: Manuel Saldarriaga Quintero

PDF ARTÍCULO EN EL COLOMBIANO

 

“La vida es sagrada”: el mensaje a reproducir

| Noticias | No Comments

Las personas están siguiendo normas de cuidado ante la pandemia, sin embargo, algunas las descuidan ¿Qué está sucediendo en el imaginario de la gente para que se desatiendan estas medidas?…

Cultura ciudadana en las empresas tras la cuarentena

| Noticias | No Comments

Más allá de los temas laborales, o de asegurarse de los requerimientos técnicos, las empresas también tienen que velar por el cuidado del factor humano. Las compañías tienen la misión…

El impacto del nuevo Coronavirus en las relaciones sociales

| Noticias | No Comments

La COVID-19 ha traído consigo grandes cambios y con ellos grandes desafíos no solo para los gobiernos alrededor del globo, sino para la sociedad en conjunto. Entrevista con Caracol Noticias….

“Será un cambio cultural grande, somos muy expresivos”

| Noticias | No Comments

Los ciudadanos tendrán que adaptarse a una sociedad y un entorno muy distinto debido a la realidad derivada de la pandemia. Algunos cambios culturales serán profundos. La directora ejecutiva de…