¿Cuál es el problema?

 

Las riñas en Bogotá son un problema más profundo de lo que podría parecer a primera vista. Son un problema de convivencia que nos afecta a todos sin importar a qué tipo de población pertenecemos. 

Las riñas son producto de una incapacidad para resolver pacíficamente los conflictos y de la intolerancia existente entre las personas. Además, las riñas pueden llegar a convertirse en delitos penales.

Pero, ¿por qué nos damos en la jeta en Bogotá?

Los motivos de las peleas tienen raíces en factores de nuestra cultura. Resulta ser que la figura del “macho machote” (ese hombre que defiende su hombría con violencia) sigue muy arraigada en nuestra forma de pensar. De hecho, aunque las mujeres también pelean, son los hombres jóvenes quienes más protagonizan riñas en noche capitalina.

Y cuando lo hacen, se van a los puños principalmente por 4 razones (entre otras):

  1. “Usted no sabe quién soy yo”: pelea porque siente amenazado su status o reputación social.  
  2. “Un hombre no deja que le miren a la mujer” “¿Va a dejar que me hable así?”: pelea por la necesidad de ratificar la hombría y la necesidad que tienen algunas mujeres de sentirse protegidas.
  3. “Uno no deja morir a un amigo”: pelea porque considera que un buen amigo no es el que saca a su amigo de la pelea, sino el que se mete a la riña para defenderlo.
  4. “Que pase lo que tenga que pasar”: pelea por la falta de conciencia que tiene sobre las consecuencias que tendrán sus actos en el futuro.

Entonces, ¿qué proponemos? ¿Qué es Farra en la buena?

 

Farra en la buena es una estrategia de Cultura Ciudadana diseñada e implementada por Corpovisionarios para fomentar formas de vivir la fiesta y la noche en Bogotá, sin violencia.

Existen normas que nos permiten imponer sanciones a quienes agreden físicamente a otros, como las estipuladas en el Nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia (capítulo 1, artículo 27). Sin embargo, nuestro objetivo debe ser evitar esas peleas en primer lugar y, para eso, debemos transformar nuestra manera de relacionarnos con otros, de hablarles y, en general, de actuar.

Farra en la buena es un paso que da la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia de la Alcaldía Mayor de Bogotá de la mano de los ciudadanos para trabajar juntos y conseguir que las rumbas no terminen a los puños en el andén. Porque las peleas no pueden ser parte del paisaje natural de Bogotá y no pueden seguir pensándose como algo “normal” en la fiesta.

Su implementación, durante el primer semestre de 2017, se realiza en 5 UPZ (Unidades de Planeamiento Zonal): Bosa Central, Américas en Kennedy, Venecia en Tunjuelito, Gran Chapinero y Chicó-Lago en Chapinero. Estas UPZ presentan una alta concentración de lugares de rumba, que frecuentan hombres y mujeres jóvenes entre 18 a 35 años (excepto en la UPZ Venecia, donde esta población tiende a estar entre los 30 a 45 años).

¿Qué acciones componen la estrategia piloto?

  • El ‘Cuidaparches’un juego dirigido a los ciudadanos, a través del cual se enseñan cómo se puede prevenir que nuestros amigos se metan en pelea. Al final del juego, cada persona escogerá a cuál de sus amigos le va a dar permiso para que sea su Cuidaparches, es decir, el encargado de calmarlo en caso de ira.
  • Manual para que su amigo y/o novio no se dé en la jeta». Se entrega a los bogotanos que se encuentren de fiesta en estas cinco zonas y que hayan vivido el juego ‘Cuidaparches’, un manual con recomendaciones como:
    • Chao Pescao: Aleje a su migo del lugar de la pelea.
    • Vamo’ a calmarno’: Invite a su amigo a respirar profundo.
    • Endulce su vida: Dele un dulce o colombina a su amigo peleador.
    • Dígalo Cantando: Anime a los que están alrededor de la pelea para que juntos griten “¡abrazo, abrazo!”
  • El concurso ¿Seguimos? ¡Sí! ¿Páramos? ¡No!que es ante todo un reconocimiento al buen comportamiento de los ciudadanos y comerciantes, a partir de una sana competencia entre las 5 zonas (UPZ) por demostrar cuál de ellas logra la mayor reducción de riñas en su zona, en relación con las riñas registradas durante el mismo periodo el año anterior. El premio se verá reflejado en en la ampliación del horario de rumba en un número de horas a ser establecidas con el Alcalde Mayor de Bogotá; esto en el marco de la normatividad existente que garantiza por el respeto a los habitantes de estas zonas.
  • Talleres de Transformación de SaberesSe trata de espacios grupales de construcción colectiva de conocimiento, donde se profundizará en diferentes aspectos que influyen en la problemática de riñas, que suelen ser ignorados o desconocidos, articulados con las características específicas y necesidades de cada UPZ. Esto, con el fin de empoderar a los comerciantes de sitios de rumba para sostener en el tiempo la cultura de no violencia en la rumba.